Un saltarín cabecirrojo en El Salvador

Pipra mentalis 2Karla Pérez y Wilfredo Rodríguez llegaron a mi oficina con gran entusiasmo. Me aseguraron haber visto una especie de ave nunca antes reportada en El Salvador. “Vimos un Pipra mentalis,”decía Karla, muy emocionada.

“A mi díganme el nombre común o muéstrenme un dibujo”, les respondí, ya que como buenos investigadores, acostumbran a referirse a las aves por medio de su nombre científico.

Era el mes de mayo de 1998. Ambos estaban trabajando para SalvaNATURA dentro de un proyecto de capacitación en ornitología básica e intermedia para los guías y guardaparques del parque nacional El Imposible, financiado por la “National Fish and Wildlife Foundation” de Estados Unidos.

El ave fue avistada cuando realizaban una práctica sobre uso de “libros guía” para identificación de aves, con los guardaparques Miguel Catalán y Lucas Escobar.

El grupo se encontraba en la ladera sudeste del cerro Campana, entre el límite del bosque y un pequeño cafetal, cuando de repente, el “saltarín cabecirrojo” se colocó entre otras especies no identificadas en la rama de un árbol, como a 10 metros de distancia.

De acuerdo con Karla y Miguel, el pájaro pudo ser observado durante 15 segundos únicamente. Luego voló internándose dentro de la densa vegetación del cerro.

Pipra 4El saltarín cabecirrojo pertenece a la familia de aves denominada “Pipridae”, la cual se ubica en Centro y Sudamérica y cuenta con más de 50 especies.

En Centroamerica solo existen 10 especies, incluyendo el Toledo (Chiroxiphia Linearis), que también se conoce como “saltarín de cola larga”, siendo bien común en El Imposible y en otros relictos de vegetación natural dispersos en el país.

El macho saltarín cabecirrojo se destaca por su ritual de apareamiento que constituye un gran espectáculo. Se coloca cerca de la hembra y empieza a moverse de lado a lado y de arriba a abajo, como si estuviera bailando.

Moviendo agitadamente la cola, levantando su trasero para que la hembra le mire las piernitas de color amarillo, y después salta repentinamente para colocarse a la par de ella.

Estos saltos son verdaderas piruetas y las repite varias veces. Si la hembra queda convencida, entonces acepta al macho y proceden a copular.

No todo es tan fácil para el macho, ya que si a la  hembra no le impresionan las piernas y la bailada, entonces simplemente escoge a otro que se destaque todavía más.

Pipra MentalisEn realidad, el saltarín cabecirrojo es un ave considerada propia de la vertiente atlántica de Centroamérica.

Al conversar con Wilfredo sobre esto, me explicaba que su presencia en “El Imposible” pudo deberse a los incendios en toda la región en esa misma época. Este espécimen puedo haber sido un vagabundo que buscaba refugiarse del humo y tal vez de otros factores climáticos adversos, que lo obligaron a buscar la vertiente pacifica de Centroamérica.

Sin embargo, el guardaparque Miguel Catalán asegura que ya ha visto el ave en otras ocasiones en la ladera sur del mismo cerro.

El experto ornitólogo Oliver Komar afirmo que independientemente de que este espécimen sea un vagabundo, su presencia enfatiza la importancia que tiene el parque nacional El Imposible como refugio de la mayor diversidad biológica de El Salvador.

La presencia de este saltarín debe corroborarse de alguna forma, dado que pueden existir varios individuos o inclusive, el rango de distribución puede haberse ampliado. En este sentido, antes de considerarlo miembro oficial de la avifauna salvadoreña, deberán realizarse más investigaciones.

Publicado en Revista Dominical de La Prensa Gráfica en Febrero 1999.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s